Chef de Sal

Una ruta con gastronomía colombiana

0

“Julia Julia Julia, ay Julia de mi amor, yo te quiero Julia más que a mi camión...”

 

Vamos cantando Los Carrangueros de Ráquira con mi amiga Julia, mientras conducimos por las rutas de nuestros ya clásicos paseos de domingo, habituales escapes de los días agitados en la capital.

Y si hay algo maravilloso de esta región del país, es que con solo recorrer algunos kilómetros ya es posible encontrarse con climas, aires y paisajes diferentes. Además no hace falta planear demasiado, simplemente es salir y empezar a recorrer los innumerables pueblitos que tienen las regiones de Cundinamarca y Boyacá.

 Por supuesto que nuestro paseo es principalmente a… ¡¡¡Comer!!!

 Tenemos varias paradas clásicas que ya hacen parte de nuestra ruta gastronómica, ruta que nos lleva disfrutar de recetas típicas y de nuestra comida colombiana… 

 Aquel día salimos por la Calle 80, paramos en los pasteles gloria del paisa en la glorieta de Siberia (de sólo recordarlos se me hace agua la boca). Y un poco más delante, casi llegando a El Rosal, ¡un puesto de arepas con queso increíbles! Y cómo no hablar de las mantecadas de Mosquera que se deshacen en la boca con su toquecito de aguardiente… Y eso que solo hemos hecho unos cuántos kilómetros nada más…

 Si la salida es por el norte, es imposible no detenerse en el hermoso valle de Ubaté, capital lechera de Colombia, y comprar algún queso en cualquier puestico de lácteos. Cerca de Duitama vamos por el jugo de feijoa o la botellita de sabajón, y si el paseo sigue por los lados de Sutamarchán... ¡Siempre compramos sus famosos chorizos o longanizas para traer!

 Para el almuerzo siempre buscamos comida típica colombiana, un buen ajiaco o un sancocho en la plaza central de alguno de los pueblos del camino, y cuando empieza a caer la tarde,  lo único que nos anima a emprender , es una aguadepanela con queso y almojábana.

Nunca nos falta visitar alguna plaza de mercado para encontrar los ingredientes para preparar la comida colombiana, por ejemplo la de Guasca, que además de estar muy bien surtida, ¡tiene una parte especial de cultivos orgánicos!

El último domingo compramos allí unas cebollas, calabazas y papas, y como si no hubiéramos comido suficiente, ¡llegamos a cocinar!  Así que aquí les compartimos esta deliciosa receta: sopa cremosa de papas y ahuyamas con crema de cilantro.