Chef de Dulce

Un pequeño homenaje a los campesinos colombianos

0

Como una colcha de retazos, así es el paisaje de nuestra región. Pedacitos de tierra cercada, muchas veces empinada, y siempre aprovechada hasta en su ultimo rincón, donde crecen generosamente una variedad impensable de alimentos que nutren nuestro país.

 Detrás de su belleza, esa colcha muestra trabajo. El trabajo silencioso y humilde de personas muy valiosas, que atesoran el conocimiento de la tierra, del agua, de la cosecha... de los ciclos de la vida.

 Son los campesinos. La verdadera riqueza de nuestro país.

 ¡Es gracias a ellos que llegan a nuestras cocinas tantas recetas colombianas y tantos alimentos que ni siendo yo cocinera he llegado a conocer! Ir a la plaza de mercado y hablar con algunos de los tejedores de esa colcha, no deja de emocionarme y sorprenderme. Sus historias y recetas típicas me recuerdan lo privilegiado que es nuestro país. Y pensar que muchas veces, nos olvidamos de eso.

 Basta observar la cara de sorpresa de algún extranjero cuando ve esas canastadas de frutos de nuestra tierra.

 Qué lindo sería que cada vez que cocinemos o preparemos nuestras recetas típicas, le rindiéramos un pequeño homenaje a nuestros campesinos, contándole a nuestra familia de dónde vino esa fruta o esa verdura con la que vamos a cocinar, reconociendo las personas que le dedican tanto tiempo y trabajo para traernos ese alimento lleno de vida a nuestras casas.

 Y para empezar el homenaje, qué tal un postre lleno de alegría: cremoso de maíz peto y chocolate, ¡con el sabor del campo y la dulzura de mis postres!